, , , ,

Crucitas, un problema sin resolver: de hoyos a túneles de más de 30 metros de profundidad

Por

Kevin Trejos Zúñiga

12 de abril de 2024

Nuevas y más profundas excavaciones inundan los cerros Botija y Fortuna.

Coligalleros siguen llegando ante ausencia de seguridad en la Finca Vivoyet.

De excavaciones superficiales en un pantano, a la construcción de túneles de más de 30 metros de profundidad en dos cerros llenos de vegetación, así evoluciona la situación de la minería ilegal en la finca Vivoyet en Crucitas de Cutris en San Carlos.

Este es el aspecto actual de los cerros Botija y Fortuna dentro de esta finca, donde, en su momento, se centraron los planes infructuosos de explotación minera de la internacional canadiense Industrias Infinito y que se esperaba no fueran alcanzados por las incursiones individuales y artesanales de los coligalleros.

Túneles en Cerro Botija y Fortuna superan los 30 metros de profundidad.

Flora y Fauna desaparecidas en este sector, al tiempo que, tal cual fueran minas explosivas, los profundos túneles en el suelo, amenazan con dañar a cualquiera que dé un mal paso; en un sector, donde el monitoreo y la alerta de presencia policial o periodística, permite que, en cuestión de minutos, pase de ser un lugar colmado de decenas de coligalleros a una zona desolada.

Así se evidenció en un video relacionado a la muerte de un coligallero de apellido Mercado, nacionalidad nicaragüense y 25 años, el pasado 27 de marzo, tras el derrumbe de uno de los cientos de túneles que hoy socaban el terreno en el cerro Fortuna.

A pocos días de que se cumplan los 6 meses de que el Ministerio de Seguridad ordenara el levantamiento del campamento en Vivoyet, aduciendo razones que vinculaban cambios de administración de la finca que, luego fueron desmentidos primero por la administración de esta y posteriormente, por el mismo ministro Mario Zamora, la presencia de coligalleros en la zona sigue siendo una realidad fácil de evidenciar, al igual que la prolongada ausencia policial.

TVN Noticias hizo un recorrido por varios puntos dentro de la finca y sus alrededores, sin encontrarse con algún oficial. Lo que sí pudimos encontrar, a pesar de ser vigilados desde nuestra llegada y advertida nuestra presencia en la zona, a través de los chats locales, fue un grupo de miskitos nicaragüenses, quienes alertados por los múltiples visitantes de su país a Crucitas, encontraron la motivación para venir desde el Caribe Norte de Nicaragua a buscar mejorar su condición de vida, apostándole a la extracción de oro.

Estos miskitos tienen pocos días de haber llegado a la zona y trabajan en el repaso del material en lo que se conoce como el pantano, sector que ya fue explotad en múltiples ocasiones, mientras logran encontrar la oportunidad de hacerse lugar entre los grupos que actualmente se disputan espacio en los cerros Botija y Fortuna.

En nuestra segunda edición, conoceremos la preocupación de la administración y los propietarios de Vivoyet sobre lo que sucede actualmente en la zona y los resultados que el ministro de Seguridad asegura mantener para el control de la minería ilegal, a pesar de no tener presencia en la finca.

Últimas Noticias

Lea también

Última hora

Los norteños conocerán la historia de la electrificación y de la telecomunicación del país en bus

Última hora

Pequeño escritor sancarleño motiva a niños para que adquieran el hábito de la lectura

Última hora

Cierran el Zoológico Simón Bolívar

374 animales del zoológico Simón Bolívar el y Centro de Atención Santa Ana serán trasladados a La Garita de Alajuela.